Más de 20 años de experiencia como fotoperiodista me han enseñado la importancia de captar el momento y reflejar la esencia de cada instante. Un buen reportaje de bodas debe capturar la emoción, los nervios, los momentos más emotivos…, En definitiva, contar la historia de un acontecimiento tan especial y hacerlo también a través de los rostros de los novios, sus familiares y los invitados. Es vuestro gran día y las imágenes siempre estarán ahí para recordarlo. Por eso es tan importante contar con un fotógrafo de profesionalidad contrastada en este tipo de eventos. Os invito a comprobarlo visitando mi blog, donde podréis encontrar mis últimos reportajes de boda.